lunes, 6 de febrero de 2012

Dorothea Tanning


“De verdad que, incluso con mi mejor voluntad, no puedo participar en una exposición que se ocupa sólo de la mitad de los seres humanos (las mujeres) excluyendo a la otra mitad (los hombres). Además ¿y si en realidad no fuera una mujer? Me parece  que para un proyecto como el suyo, se exigiría un exámen médico. Sobre todo en este momento en el cual el travestimiento se impone y en el que alguien que parece una mujer acaba por ser... un hombre.”

Dorothea Tanning excusándose por escrito ante la invitación a participar en la exposición La otra mitad de la vanguardia. 1910-1940 donde sólo participarían mujeres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario