lunes, 29 de noviembre de 2010

Rosa Bonheur

Marie Rosalie Bonheur, más conocida como Rosa Bonheur (Burdeos, 18 de marzo de 1822 – Thomery, 25 de mayo de 1899) fue una reconocida pintora del siglo XIX de escenas de animales.


Rosa Bonheur, La feria de caballos, 1855

Los cuadros de escenas de animales de esta pintora alcanzaron gran fama y la llevaron a ella a disfrutarla en vida, conociendo a grandes personajes del momento como la Reina Victoria o la Emperatriz Eugenia y disfrutando, a su vez, de las exposiciones de sus cuadros.

Para la realización de estas pinturas era necesario que visitara con frecuencia ferias de ganado o ferias de caballos, para las cuales asistía vestida de hombre, pues en aquel momento, en el siglo XIX, existía el concepto que se conoce hoy en día como "esferas separadas". Los espacios públicos eran de uso masculino y la mujer debía mantenerse en el hogar. Estas ferias, a las que sólo asisitían hombres, tenían el acceso prohibido a las mujeres, con lo cual Rosa Bonheur se travestía para poder asistir a ellas.

En la época de Rosa Bonheur, el travestismo era ilegal y para poder ejercerlo debía solicitar un "permiso oficial de travestismo" autorizado por el Estado Francés y firmado por un médico. Este "permiso" debía renovarlo cada seis meses. La existencia de este permiso nos hace pensar que, aunque el travestismo estuviera prohibido, muchas serían las personas que por alguna cuestión (sexual o de necesidad) hacían uso del mismo.

El uso de atuendo masculino acabó convirtiéndose en algo habitual en la pintora, haciendo uso de él hasta en ocasiones en las cuales no necesitaba camuflarse para pasar desapercibida en un grupo de hombres. De hecho, se cuenta que un día que la Emperatriz Eugenia, su mecenas más importante, se presentó de imprevisto en su casa, la artista no dudó en hacerle esperar unos minutos para ponerse un vestido por encima de los pantalones.

Rosa Bonheur compartió parte de su vida con Nathalie Micas, a la que se refería como "mi esposa" y tras la muerte de ésta, compartió sus últimos años con la también pintora Anna Klumpke, a la cual le dejó toda su herencia.

Rosa Bonheur supo llevar con mucha naturalidad su lesbianismo en una época en la cual las "desviaciones sexuales" no estaban nada bien vistas. Por lo que se sabe de ella, debió ser una mujer con una gran personalidad, con las cosas muy claras y así lo plasmó en sus pinturas de animales, las cuales tiene gran brío, fuerza y colorido. Es una pena que mujeres como ella, con pinturas costumbristas tan interesantes, no aparezcan en los libros de Historia del Arte Universal y que debamos recurrir a otro tipo de libros paralelos para poder saber de ellas. Es una pena que la Historia del Arte lleve vidas paralelas: en la que aparecen artistas masculinos hasta mediados del siglo XX donde empiezan a aparecer mujeres y otra vida paralela en la que podemos encontrar artistas como Rosa Bonheur o Vigée-Lebrum. Por un lado lo público y por otro lo privado, como la vida de Rosa Bonheur.


Rosa Bonheur

2 comentarios: