jueves, 14 de octubre de 2010

Judy Chicago - The dinner party


Judy Chicago, The dinner party, 1973

The dinner party, creada en 1973 por Judy Chicago, es una de las instalaciones más representattivas del movimiento artítico feminista que surgió en Estados Unidos en esos años.

La obra consiste en una mesa en forma de triángulo equilátero preparada para treinta y nueve comensales, treca a cada lado del triángulo. Cada uno de estos cubiertos está dedicado a una mujer cuyo nombre aparece bordado en el frontal de la mesa. Estas mujeres bien podían ser figuras históricas o mitológicas.

La mesa se alza sobre una superficie amplia de azulejos pulidos en los que aparecen inscritos, en letras doradas, los nombres de otras noventacientas noventa y nueve mujeres. Este suelo fue denominado por la propia artista como: the heritage floor (el suelo de la herencia).

La obra posee una gran carga simbólica:

- El triángulo equilatero es símbolo de igualdad, así como una representación arcaica de la vulva.

- El número trece alude, evidentemente, a la última cena de Jesús, así como el número de mujeres que integraban las comunidades de brujas medievales.

The dinner party intenta, siguiendo a Virginia Woolf en su ensayo de 1929 Una habitación propia, rescatar del olvido la herencia de las madres y elaborar una genealogía de mujeres eminentes de la historia occidental. Se trata de reescribir la historia desde un punto de vista femenino, alejándose de la "historia de él" (history) para adentrarse en la de "ellas" (herstory). En palabras de la propia Judy Chicago: "Es un intento de reinterpretar la última cena desde el punto de vista de las personas que han perparado siempre la comida".

La obra de Judy Chicago fue duramente criticada, incluso por colectivos feministas. Una de esas críticas que recibió fue porque se preguntaban si las mujeres que estaban invitadas al banquete eran más importantes que las que aparecían sin más en "el suelo de la herencia", se preguntaban, en fin, si no todas las mujeres eran importantes por igual en esta obra que conmemoraba y rendía homenaje a la "herencia de las madres".


Judy Chicago, The dinner party, Virginia Woolf place, 1973

2 comentarios:

  1. Hola, simplemente quería hacer una pequeña corrección. En los azulejos que cubren el suelo aparece inscritos los nombres de 999 mujeres, no son 99 nombres.
    Muy buen blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. y por cierto, no sale el director o directora de la película, podrían ponerlo por favor, para que quede mas completo??

    ResponderEliminar